QUÉ NEGOCIO PONER EN MARCHA

Empleosfera-que-negocio-poner
A la hora de emprender un negocio, de montar una empresa, es necesario hacer un análisis detenido, primero de la situación económica general y tembién del entorno donde pretenda moverse el emprendedor, pero en segundo lugar de las posibilidades propias y los conocimientos del sector donde se vaya a operar.

Cuando se inicia el proceso para poner en marcha un negocio, por lo general existen ciertos temores sobre la financiación, las dificultades del mercado o la inversión, especialmente en los tiempos actuales. Sin embargo, poca gente se plantea un cierre a corto plazo como consecuencia de falta de previsión.

Diversos estudios indican que la esperanza de vida de las empresas españolas es de aproximadamente 10 años y de 12 años para las empresas europeas. Este  dato no es verdaderamente negativo, teniendo en cuenta que las empresas de hostelería y comercio, fundamentalmente, sufren una gran rotación, sin que necesariamente suponga que el negocio finaliza, más bien se produce en muchos casos el fenómeno de la sustitución de unas por otras.

No obstante, según un estudio de ESADE, con la crisis se están reduciéndo el número de empresas en cifras en torno a un 20% anual. Según este mismo estudio, las empresas supervivientes son las más grandes y las que tienen más de 10 asalariados, la microempresa registra una tasa de supervivencia del 76%. Las empresas de alimentación y bebida (con una tasa del 91%) y las industrias extractivas (con una tasa del 90,9%) son las que mejor resisten, por el contrario hostelería y restauración (ambas con una tasa del 74,5%) y telecomunicaciones (con tasa del 69,6%), son las que peor escapan.

Teniendo en cuenta esta situación general de partida, a la hora de decidirse por el tipo de negocio a poner en marcha, pueden considerarse algunas circunstancias más, tales como:

Buscar preferentemente empresas que se relacionen con las habilidades profesionales de quien emprende. Hay más posibilidades de éxito cuando se conoce el sector o, al menos, el ámbito profesional. En todo caso, siempre existe la posibilidad de adquirir la formación necesaria. Otra buena opción de negocio es áquel que se relaciona con las aficiones que se tengan, siempre habrá más propensión a dedicar tiempo, esfuerzo y para bucar la calidad en aquello que apasiona.

Si ya se tiene otro empleo, es conveniente que no se abandone por empezar un nuevo negocio por cuenta propia, si es el caso éste puede iniciarse a tiempo parcial o con ayuda de otra persona hasta que se vaya consolidando.

Debe establecerse una planificación adecuada de todos los aspectos, comenzando por un Plan de Negocios o Plan de Empresa. El futuro negocio debe ajustarse rigurosamente a un plan de financiación y estar dimensionado conforme a las posibilidades económicas que se tengan. Es muy importante tener disciplina para seguir todos los pasos de análisis, planificación, tramitación y puesta en marcha.

Debe iniciarse de forma gradual, evitando una puesta en marcha a lo grande que puede conducir a un estrepitoso fracaso. Aunque se cuente con suficiente capacidad y tiempo, no está de más buscar asesoramiento técnico que pueda completar aquellos déficit que no hayan sido detectados o, también, aportar novedades que no habían sido previstas y puedan aportar valor.

Para ampliar información y obtener documentos para creación de empresas puede pulsar en los siguientes enlaces: